La CTAA Bonaerense se solidariza con Olga Reinoso y Alejandro Garzón y repudia al juez Otranto por persecución judicial sobre lxs que luchan

Tras dos días de audiencia, el polémico juez Otranto dictó sentencia para los dirigentes que encabezaron la histórica movilización en el año 2017 en Santa Cruz y fueron reprimidos por Gendarmería.

Oscar De Isasi, Secretario General de la CTA Autónoma y ATE Provincia de Buenos Aires, expresó «toda nuestra solidaridad y compromiso para que se desbarate esta causa armada en contra de dos prestigiosos dirigentes de Santa Cruz».

El dirigente continuó diciendo: «claramente esa sentencia es una represalia para quienes luchan por su dignidad y un claro mensaje del poder que está dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar la creciente pelea de los trabajadores y trabajadoras de la Argentina por dignificar su vida, y quiere aleccionar a través del encarcelamiento y enjuiciamiento de dirigentes combativos como el caso de Olga Reinoso y Alejandro Garón. Es un mensaje de persecución política extrema, y por eso desde la CTA Autónoma y mi organización de base que es ATE, vamos a dar una respuesta contundente a ese tipo de usos judiciales para reprimir al pueblo y a los luchadores»

“Prefieren discutir cuantas cubiertas en la ruta, que debatir el hambre del pueblo” dijo Olga Reinoso, Secretaria General de la CTAA Santa Cruz. La dirigente fue condenada como coautora del delito 194 del código penal, basado en entorpecer el normal funcionamiento del Transporte Público, a 3 meses de prisión de suspenso y a 9 meses a Alejandro Garzón, y Secretario General de ATE Santa Cruz, por el mismo delito, con dos años de trabajo comunitario de dos horas por semana a ambos.

La Condena revela el nuevo modelo represivo instaurado por Mauricio Macri, en donde se “castiga a los sectores vulnerables de la sociedad y aquellos dirigentes que hemos puesto el cuerpo por los trabajadores, dando total impunidad a quienes llevan adelante el macabro plan de económico de la mano del FMI y las corporaciones para empobrecer y dejar sin posibilidad de reacción al campo popular” dijo Alejandro Garzon a la salida del juicio. En este marco “nuestro único delito ha sido defender a los trabajadores como dirigentes sindicales en momentos críticos que vivía nuestra provincia”.

Reinoso, afirmó que “siguen condenando y criminalizando la protesta social, prefieren debatir si hay una o dos cubiertas en la ruta, que discutir el hambre, los tarifazos y la quita de derechos” en este sentido “no se ha contemplado a la organización, ni a las peticiones a los responsables”. Desde ATE Santa Cruz y todas las entidades que adhirieron a la defensa de la dirigencia, ante tal ofensiva de la casta judicial contra la soberanía de los sindicatos, “recordamos que el juez actuante es el primer magistrado en intervenir en el Caso Maldonado y fu removido por mal desempeño, cuando se develó su imparcialidad, por lo que “ante semejantes antecedentes también apelaremos todo este disparate”