Ricardo Peidro: “Lo que importa es la unión en el grito de Nunca Más”

En el marco de la Semana de la Memoria y a pocos días de conmemorarse un nuevo aniversario del inicio del proceso genocida cívico-militar, el secretario General de la CTA Autónoma, Ricardo Peidro, nos dio su testimonio y su visión de aquellos años oscuros, así como la esperanza que emana de las nuevas generaciones.

“El 24 de marzo es una fecha sumamente importante para el país, pero principalmente para la militancia de los que vivían en las épocas de dictadura, así como para las nuevas generaciones, porque revive y remueve las sensaciones de aquellos años. Yo transitaba la militancia estudiantil por aquellos años, heredada por mi familia, en Lanús”, explicó Peidro.

-Las nuevas generaciones parecen haber fortalecido la consciencia social y cultural, pero ¿creés que son verdaderamente conscientes del camino que debió transitarse para llegar a este presente?

Yo creo que hemos tenido que enfrentar infinidad de batallas culturales en las últimas décadas, pero esos intentos de avasallamiento, como por ejemplo la intención de aplicar el 2×1 a represores y de esa forma acortar sus penas, con la complicidad del Gobierno actual, demostraron que la gente tiene el recuerdo grabado en la piel y se movilizó espontáneamente.

Es complejo transmitir el contexto y el clima de represión que se vivía en aquellas épocas, así como la pérdida permanente, y aunque sus consecuencias siguen azotándonos, hemos logrado victorias importantísimas para lograrlo en el futuro.

-Las marchas como la del próximo 24 de marzo, ¿cuán importantes son?

 Las marchas son fundamentales, sin importar las divisiones políticas, porque lo que importa es el mensaje, la unión en el grito del “nunca más”. Han intentado vaciar de contenido estas fechas, pero no lo han logrado. Sin embargo, aún nos debemos analizar en detalle el por qué de la dictadura, la complicidad de los grandes grupos económicos con el sostén del proceso o el encubrimiento de las desapariciones por parte de las empresas. Además, hay que exponer el compromiso civil con el gobierno de facto, ya que eso permite encontrar una explicación al comienzo de ese proceso.

-Fuiste pieza fundamental en los Juicios por la Verdad, ¿alguna reflexión sobre la importancia de los testimonios y su difusión?

 Los testimonios de los compañeros y compañeras que pasaron por las cárceles y campos de concentración clandestinos fueron esenciales para sentar en el banquillo de los acusados a los responsables del proceso, son un ejemplo para el mundo y un hito para la historia. En definitiva, la palabra de los sobrevivientes aportó luz para sentenciar a los genocidas.

De todos modos, es importante aclarar que más allá del dolor, la lucha no se puede afrontar desde la victimización. Creo que se puede describir lo sucedido, pero no desde el miedo y la paralización, porque eso es lo que ellos buscaban.

– ¿Qué rol cumplió y cumple la militancia en la búsqueda de justicia?0

 Cuando hablamos de la historia de la militancia, hablamos de la necesidad de transformación de la sociedad. La victoria no va a ser escrita cuando terminen todos los genocidas presos, sino cuando logremos construir ese mundo que pretendían todos los compañeros y compañeras desaparecidos/as y asesinados/as durante la última dictadura cívico-militar.

Por eso, este 24 de marzo repudiaremos el golpe como lo hacemos siempre, pero también reivindicaremos a los compañeros y compañeras que lucharon por una sociedad con justicia.

-Cómo referente en la lucha por la preservación de la democracia, ¿considerás que aún hay deudas?

 Claro que las hay. Las deudas se ven cuando caminamos la calle, al ver la pobreza, la desigualdad, la falta de educación, la destrucción del sistema de salud, la concentración de la riqueza. Son deudas porque la democracia es participación. Aspiramos a lograr que el pueblo tenga una participación genuina, y mientras eso no se consiga, seguiremos en deuda. Nuestro compromiso tiene que ser el de lograr revertir esta situación.

-En conclusión, ¿cómo se relaciona la CTA Autónoma con la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia?

 La CTA-A lleva en su ADN la defensa de los Derechos Humanos, y siempre fueron pilares de esta organización. Inclusive, considero que fuimos fundamentales para exponer internacionalmente lo que ocurrió en nuestro país. Puedo decir con orgullo que promovimos y participamos de cada una de las luchas.

Pertenecer a esta CTA Autónoma es ser un militante de los derechos humanos en toda su concepción, por lo que defendemos, y porque la Memoria, la Verdad y la Justicia están directamente asociadas a nuestra fundación y a nuestro futuro.

Fuente: Agenica ACTA CTA